viernes, 26 de diciembre de 2014

Mi padre, su herencia y yo

Siguiendo el espíritu de Descartes hay quienes en verdad dudan de todo. Incluyendo lo que la ciencia a todas luces nos dice que existe. Pero después de todo ¿No se ha vuelto la ciencia un dogma también? ¿Una suerte de discurso contra el Dios de los huecos? ¿No deberíamos luchar contra ella cuando ha devenido en doctrina?
Carlos es el primero en dudar, de tal suerte que dice no creer que la Tierra sea redonda o esta gire en torno al Sol. "Hasta no ver, no creer" apunta. Finalmente tiene un punto, ni yo mismo he podido comprobar que la Tierra sea redonda o que revuelva en torno al astro solar. Aunque por obvias razones no podríamos tomar partido contra ambas afirmaciones, tan desconocemos el afirmativo categórico como desconocemos el opuesto al mismo. Simples seres humanos reducidos a sus sentidos y su incapacidad y holgazanería para ir más allá. En todo caso a mi me basta con saber que todo esto acerca de la redondez terrestre llevó al "descubrimiento" de América y todos esos sucesos históricos innegables. Después de todo la duda no es la negación del supuesto, tan sólo el desconocimiento de su fuente de validez. Descartes dudaba e incluso dudó de que dudaba, la Iglesia no dudo jamás y para efectos prácticos tenemos la Inquisición pues a quien dudase se le haría no dudar más por fuerza y sin sazón.
Tras el método, y más que nada los métodos científicos, se esconde el espíritu humano. El ímpetu y la fuerza de una especie que anda siempre en busca de la verdad, del conocimiento. Cuando los dioses crearon al hombre este pudo ver todo a su alrededor, verlo con tanta claridad que pronto los dioses temieron que este podría igualárseles y decidieron entonces nublarle la vista. No nos era digno ver más allá de lo evidente. Pero con lo evidente ha bastado para ello.

En ocasiones lo evidente es tal que lo obviamos por mucho que se encuentre a nuestra vista. Antier escuchaba a mi tía P. mientras preparaba las tortilla, hablamos por espacio de diez minutos y en algún momento llegamos, o llegué, al tema de mi padre y confirmo, lo hice como mero comentario irónico sobre mi herencia genética. De inmediato me pidió que no mencionase al sujeto y después me comentó que en una ocasión mi padre, cuando yo no ni siquiera había cumplido un año de edad, me sacó de la casa y me llevó todo el día con él particularmente a convivir con sus amigas de la vida alegre (ficheras o gordas de botanera, como se las quiera ver) lo cual me hizo recordar de inmediato los comentarios de mi tía E. en torno del gusto por llegar a altas horas de la noche acompañado de ficheras que tanto caracterizó a mi padre.
Para Carlos hay algo de lo que ya no cabe duda y eso es mi filiación con el sujeto que se dice mi padre. A través de mi y de mi padre él ha podido comprobar que la herencia genética en realidad existe. Pero lo dice en torno no a características físicas pero conductuales. Soy hijo de mi padre porque me comporto como mi padre. Lo insólito del caso no es la similitud de modos y conductas pero la distancia que medió entre ambos. No crecí ni lejanamente cerca de mi padre pero a decir de Carlos no fue necesario. De los cuatro hijos que le bastó tener yo soy una copia fiel de mi padre. El gusto de mi padre es mi gusto por las mujeres de la vida alegre. Sus maneras fanfarronescas son las mías también.

La ciencia parece encontrar una respuesta en la epigenética que es el estudio de aquellos factores hereditarios que no realizan un cambio en la secuencia del ADN. Después de todo Lamarck podría no haber estado equivocado. Es un estudio con ratas se comprobó que los cachorros de aquellas ratas que fueron sujetas a una dieta con menor contenido nutricional, vamos que se les hizo pasar hambre, fueron un tanto porciento más propensos a ser obesos. La hambruna sufrida por los padres programó a los hijos para la obesidad. ¿Acaso podríamos afirmar que de tanto convivir con ficheras mi padre me programó epigenéticamente para disfrutar de la compañía de esta suerte de mujeres?  Eso ya sería decir mamadas.

Lo que parece cierto es que después de todo no somos arquitectos de nuestro destino, quizá tan sólo maestros de obra.



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.

martes, 16 de diciembre de 2014

Relato no. 3

I started thinking about her, right after I got out the ATM machine. She was there, sitting, all her no more no less. I walked left side and saw her from my right. How could I? I had had no right to ignore her but I did, when I turned my head she was there caring for shit. I had made a mistake and she didn't even notice.
Well, I continued walking and started thinking about how to tell this adventure, like a kid, just like she was the world to discover.
Yeah, I discovered her when I sat there right next to her. Talking one to each other, telling stories, asking about our parents or grandparents. Walking right down the street at nine at night, holding hands and me asking her "are you ok?" and she answering "yeah, I'm ok because I'm with you".
Did you ever think of that? She was ok because "she was with me"! And that was my world, like that night she would sit next to me, let me put my head on her chest, backwards, and then she would touch my hair.
Then, she would come back at me, a few weeks later and say that she loves to get her fingers throught my hair. And I would just lay there, listening to her throught the phone and enjoying her as she was.
I would just enjoy her because she wanted me to enjoy her. She was mine, but overall I was her. And we were playing, all the fucking time, to the bad and to the good. As we were, as we knew we were going to were, as we are.
As the last time we were together, just different. Yeah, we were different, we were no soul mate, we were the opposite but in that opposite she was my half. Yeah, everybody will tell you that there is no half, but there is. And here comes the bads news, that half will no remain with you.

That said, here starts the story



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.

Relato no. 2

Ahí estaba mi profesor, sentado tras de su escritorio, con lentes de pasta, camisa blanca tucked in blue denim jeans. He would just stand, go to the greenboard, take a chalk in his hands and write, write like a motherfucker, all over the greenboard. On his back, moving his right hand and paying all the attention to what his was writing, just like if he was giving to us the last word God. Like a prophet in boots.
I was not first in line but second from middle to right and two seats to the back. Coming all late, twenty or twenty three minutes late, just as he would tell me. "Twenty or twenty two minutes late" all the time, his way to say hello was "Ingrid, you´re twenty or twenty two minutes late", and I would just feel like coming home.
Did I tell how much I love tucked boys? No, I didn't. His white shirt would be tucked as hell, showing his hot ass to the worlds. I would just love those thight jeans covering his ass. And I had them just for me when he was writing on the greenboard like he was giving us the last truth from God. The last truth.
He would just turn over his feet, tell us some fucking non-sense, give a couple sacastic answers to my classmates and go back to his seat, look at us like a hawk go back to his doings came back to us an so forth.
I would just sit there and look and him whenever I could but so smart so he could never see me looking at him. And that was my play, till I understood he was not playing with me.
And I got nuts, how he could not play with me? how he could not see me? how he could not know I existed?
Then finally I decided he was to fall for me, and I was going to show the world he was another man like everyone.

And here the story begins



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.

lunes, 15 de diciembre de 2014

La Venus de Willendorf

José, Gabriel y yo nos dirigimos, en el vocho del segundo, a Las Sirenas. Una suerte de salón de baile ubicado en la colonia Granjas. Debo decir que ya ibamos bastante servidos con algunos six de Modelo que habíamos estado ingiriendo en el negocio de José. Jamás había puesto un pie en Las Sirenas, ni jamás lo había hecho en un lugar como aquel prometía.
En cuanto llegué comencé, como debe ser la sana costumbre de todo heterosexual alcoholizado que se precie de serlo, a buscar chicas guapas para bailar. Debo admitir que sobre bailar no sabía ni un carajo, pero sabía moverme a la perfección con ese pasito ranchero tan sencillo y tan de moda, que lo único que exige es arrepegársele bien a la huerca y llevarla de zancadas dando vueltas por la pista. Como buen borracho pero sobre todo como buen mexicano que soy, no podía imaginarlo de otra manera pues bailar así ofrece la mejor  manera de tantear la mercancía, vamos, de agarrarle las naranjas, melones o melocotones a la de las frutas, dependiendo de la frutera o de la temporada; lo que se ha dado en denominar: "bailar de a cartoncito de chela". Que no es otra cosa que la manera en los heterosexuales alcoholizados le demostramos a las hembras que si bien no traemos caza sí por lo menos ganas.
Y así bailé hasta bien entrada la noche con todo aquello que de lejos luciera como ninfa, mujer o quimera. Pues debo admitir, no hay mejor manera de masturbarse (no tan literalmente, malpensado) que el hacerlo al amparo de las frías y perfumadas carnes de una belleza de cantina. Pues, debo decir, no hay amor más puro y más sano que el de una de ellas: jamás te recriminaran por llegar borracho y siempre te darán un pecho sobre el cual recostarte a llorar las penas de la vida.

Hasta que llegué a ella. Hermoso nardo creciendo imperante en el pantano, cisne que nada y se baña entre las orcas, ninfa que atemoriza con belleza celestial a los orcos, hermosos delfín que soberbio cabriolea sobre las morsas: venus de Milo pero jamás de Willendorf.
Bailamos o la bailé, que es lo mismo y que incluye la clásica sabroseada, respiración al hombro y el "ay mamacita, que sabrosa estás" mientras las manos de inspector certificado comprueban que todo está en su lugar: suavecito y manoseable.
Transcurrió la noche entre Vicente Fernández, Intocable, The Northern Tigers y hasta La Diosa de la Cumbia, todas y cada una de las cuales bailamos con el mismo, meticuloso y conciensudo pasito al cual en todo caso sólo le iba modificando el ritmo a los siempre necesarios arrempujones.

Venus de Willendorf, circa 27500 A.C.
De ahí no recuerdo ya nada, sino hasta la once de la mañana del día siguiente, o del mismo para efectos técnicos. Hora en que desperté, como es de esperarse, con resaca pero además con el brazo derecho totalmente muerto de entumido y sepultado bajo el cuerpo de una mujer desnuda apenas cubierta por una ligera sábana colo crema a través de la cual podía constatar los pliegues de sus carnes abdominales, la textura de naranja de sus glúteos y lo voluminoso de un cuerpo que estaba lejos de poder ser etiquetado como de sílfide, ninfa o delfín y más cercano a lo que los doctores denominan obesidad morbida.
Decidí en aquel instante descubrir por completo ese cuerpo reposante para apreciar con mayor claridad sus detalles y así poder dar entendimiento a lo que habría podido suceder la noche previa. Me atreví entonces, a la luz de las pruebas oculares, a realizar algunas conjeturas sobre "física dinámica de cuerpos adiposos" que me permitieron confirmar y decirme a mi mismo que poco o nada pudo haber sucedido entre aquella diosa
de la fertilidad y yo, y que de ver esto mi padre sin duda se sentiría muy orgulloso de su vástago.



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.

jueves, 11 de diciembre de 2014

La noche del dieciocho de septiembre de 1985 estuve intentando bajarle los calzones a Magdalena Godínez. ¿Por qué razón estaba yo haciendo algo semejante? Porque ninguna persona bien nacida, en su sano juicio y en la situación en la que yo me encontraba podría haber hecho otra cosa. Magdalena se resistía, pero no debido a que considerara una afrenta desprenderse de su ropa íntima, sino porque, afirmaba, se había apoderado de ella un mal presentimiento. ¿Qué clase de presentimiento puede hacer que una mujer así de entera se comporte como una colegiala? No lo sé, ni tampoco lo comprendo, pues en mi caso ningún augurio me habría impedido inmiscuirme entre las piernas de una mujer tan bella. Ni siquiera el saber que sería contagiado por una enfermedad africana me habría hecho dar un paso atrás en mis intenciones. No se me escapa que esta afirmación puede parecer absurda, pero me conozco y no está en mi ánimo tomar precauciones cuando mi cuerpo ha decidido lanzarse de bruces a una aventura: prefiero perderlo todo en una sola batalla.
Mientras intentaba convencer a Magdalena de que estaba cometiendo una insensatez, mi mente se hacía a un lado para detenerse en la posibilidad de que una vez terminada nuestra faena nos sucediera una desgracia. Las mujeres saben más del futuro que del pasado y podrían predecir el fin del mundo con mayor exactitud que un congreso científico.
Basta que cierren las piernas y todo se va al carajo.
***
GUILLERMO FADANELLI
Fragmento
La visión de Magdalena



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Mariela no sabe amar

"See, I will always have this penchant for what I call kamikaze women. I call them kamikazes because they, you know they crash their plane, they're self-destructive. But they crash into you, and you die along with them."
La celebración de los misterios ha rendido sus frutos. Por días, semanas y meses, celebramos ese ritual sin adjetivos porque finalmente era contrario, contradictorio, universal y parcial, afirmativo y negativo.
-Tu y yo debimos haber vivido en los años 70 -decía con alegre nostalgia.
-¿Para qué? ¿Para que a ti te linchen por modernista y a mi por gay? -contestó con su típica acidez.
Finalmente no podíamos llegar a conclusión alguna, todo era un continuo devenir de la misma celebración de perdida y encuentro.

Es fácil juzgar, la más sencilla de las actividades humanas. Ponerse en posición de hacerlo y comenzar a inferir juicios basados en toda clase de rasgos que haya a mano. Sofía era joven y atractiva, despedía ese dejo de inocencia de lo que Adrián llamaba una lolita a la mexicana. Fue la mujer más hermética de aquellas que conocimos durante los misterios. La vimos unas cuantas veces, después simplemente desapareció. Sólo nos quedaría hacer conjeturas sobre su destino.
Débora fue violada cuando tenía 7 años de edad. Lo hizo el esposo de su tía. Vivía con ellos desde que sus padres murieron. Esa noche su tía estaba fuera, el tío entonces abuso de ella. Ahí estaba Débora, todos los días, en un vestido que dejaba ver sus hermosas piernas, pero más hermoso era su rostro pálido, de facciones finas que no dejaba de contrastar con su cabello negro y esos ojos grises y melancólicos.
Por su parte Daniela estaba enamorada de un hombre por quien solía dejar abandonados a sus hijos para irse a coger a un hotel de paso por horas. Era ninfómana. La besé en una ocasión mientra bailabamos pegado; el beso no duro demasiado. Cinco minutos después estaba llorando en los brazos de Adrián. Yo había aprendido a percatarme cuando alguna de ellas venía con el alma más frágil que de costumbre así que no me sorprendió.

Entre los seres humanos existe un abismo insalvable. Pasamos la vida entera tratando de construir puentes. Eso era para nosotros la celebración de los misterios. Descubrimos que todas y cada una de ellas era una pequeña niña así como nosotros. Adrián y yo teníamos permitido ver algo en ellas que estaba oculto para los demás. Lo teníamos permitido de manera implícita, sin pedir ni otorgar. Ellas nos relataban sus historias de vida. Aunque regularmente eran más abiertas con Adrián.


Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Al interior de las estrellas el elemento más abundante, hidrógeno, da paso por medio de la fusión al helio, y luego esto se fusionan y crean carbón y oxigeno y así hasta obtener hierro. Alquimia estelar pura.

Pero las estrellas, al igual que los alquimistas, desconocen la permutación del oro. Se necesita más que una estrella: una supernova. Tras el agotamiento de su energía y el final de su vida como estrella, en un último destello de grandeza que se observará por unos días alrededor de la galaxia, la supernova creará en su interior unos de los elementos más raros, de número atómico non: el oro.



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.

miércoles, 30 de julio de 2014

Sobre ese lienzo cóncavo
Tras las alturas de tu nalgas
Donde pacen los alientos
Mas los sueños enardecen

Tendí una cama de besos
Hilados de impaciencia
Tejidos con temor
Teñidos de tu ardor

De mis pesadillas huyendo
Buscando reposo alise
Uno por uno los pliegues
Trémulo, de tu piel

Una vez lista, curtida la piel
Tendida sobre el escritorio
Beso y tinta en mano
Tus memorias dedique



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.
Entre los ecos se desplaza la sombra mas cadenciosa se desenvuelve entre sus altibajos.
Altiva opaca la luz del mediodía, pesada como sombra sobre el exterior.
Sobre un lago a luna llena, se refleja.
Momentánea cae como estrella fugaz mas el espacio le designa mayor monumento.
Su luz siega tras la caída, duele al levantarse.
Dolor del que su sombra se forma, hasta herir tiempos pasados a matar de dolor.
Como canto de duelo, como ave fugaz, como piedra al fondo. Como nado incapaz y aliento fugaz.



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.

lunes, 12 de mayo de 2014

Mi primer empleo fue a los 13 años como cerillito en la Comercial Mexicana de Plaza Cuernavaca. Debido a que la edad mínima para obtener un permiso de trabajo como menor de edad era los 14 años; utilicé el acta de nacimiento de un amigo de la cuadra. Ya con acta en mano me dirigí a las instalaciones de la STyPS ubicadas al lado del Palacio de Justicia de Cuernavaca y obtuve el permiso necesario.
Así durante unas semanas fui Jorge Alejandro, cerillito de la Comer. Historia que a la fecha desconocen en casa.



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.
Chicas, quiza quieran apoyarme respondiendo esta encuesta, se los agradecere.

--

En apoyo a la libertad de expresion y con fundamento en el articulo 6to de la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, publico todo lo que las voces en mi cabeza tienen que decir, pero me deslindo afirmando que no necesariamente comparto sus puntos de vista.