jueves, 9 de septiembre de 2010

Ese día

El día que regresé de Tijuana tomé un camión en Taxqueña rumbo a Cuernavaca. Me senté en el lugar número 18, ventanilla, unos minutos después apareció una chica, al parecer su lugar era el 19, pasillo, y así se sentó a mi lado. Ella vestía huaraches, esta suerte de calcetas o más bien tobilleras y falda. Se sentó a mi lado con mucho desenfado e incluso dejó los huaraches sobre el suelo y subió sus piernas al asiento.
Dije que me gustaban sus huaraches y entonces comenzamos a platicar. De inmediato pudé sentir eso que le llaman química. Pero no voy a decir que me enamoré, ni que ahora ella es el amor de mi vida, eso se lo dejo a los ingenuos. Sin embargo son pocas las veces en que al platicar con una chica he podido sentir este enlace tan particular.
Platicamos durante mas o menos la hora que dura el viaje de la Ciudad de México a Cuernavaca. No le pedí su teléfono o correo porque imaginé que me la encontraría en poco tiempo. No fue así.

Antier caminaba con un amigo, el es artesano, derrepente me pidió que cruzara la calle hacía la otra banqueta mientras decía "mira quien viene ahí". Era ella, no es coincidiencia que Juan la conociera, Cuernavaca es un pueblo elevado al rango de capital estatal. Pero no me di cuenta a tiempo, y aunque así fuera ¿qué pudiera haber dicho?
Anoche leía parado en el camión a casa, una revista de Foreign Affairs de hace cuatro años. Finalmente se desocupó un lugar, la chica que estaba sentada me dio permiso de sentarme, nuevamente en ventanilla, una vez sentado me preguntó "puedes leer así" y así platicamos durante un par de frases. Al pararse para salir del camión me dijo "nos vemos".

Spread Firefox Affiliate Button
Por que usted lo pidio. Regresa nuestra promocion: por cada comentario Monesvol revivira un gatito.
Publicar un comentario
Chicas, quiza quieran apoyarme respondiendo esta encuesta, se los agradecere.

--

En apoyo a la libertad de expresion y con fundamento en el articulo 6to de la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, publico todo lo que las voces en mi cabeza tienen que decir, pero me deslindo afirmando que no necesariamente comparto sus puntos de vista.