lunes, 6 de junio de 2011

Recuerdos

Hace un año publiqué algo mas o menos en este tenor: http://debrayuela.blogspot.com/2010/02/recuerdos.html

Tengo que admitir que precisamente en aquella época estaba melancólico hasta el hartazgo. Mi novia estaba con alguien, aunque sin justificarla debo de admitir que mi estancia en Chicago no era de gran ayuda en esa relación. Poco después vine a darme cuenta que si me dolía no era porque realmente amara a Kaori sino por miedo a la soledad, me había hecho a la idea de que con ella podría compartir mi vida, y podría huir de la soledad. La estaba engañando cada vez que le decía "te amo", y estaba siendo controlador porque lo hacía con la intención de conservarla y tenerla a mi lado.

Otro aspecto que me llama la atención de la entrada que cito es el hecho de que yo buscaba la validación de las mujeres de mi familia.
Crecí sin padre y siempre estuve rodeado de mujeres mientras las figuras masculinas fueron deficientes. Recientemente regresó un tio de los Estados Unidos, yo no lo había visto en quince años y el afecto que podría tener por él se reducía a nada. Compartí cuarto con él por un días, mi cuarto está pintado de color rosa ya que era la única pintura que quedaba. Me hizo un comentarío sobre lo poco que el color rosa le va a los hombres y como dentro de poco habriamos de pintar el cuarto. Se me antojó mandarlo al demonio, no había hombre en el mundo que pudiera venir a decirme como debo manejar mi sexualidad y menos con un tema tan superficial como el color de mi recámara.

Tiendo a crear buenas relaciones con los hombres, en general, de alguna u otra manera soy masculino. Volteo a ver a las chicas guapas cuando pasan cerca, digo groserías, escupo, tiendo al alcoholismo en demasía, me gusta la pornografia, hago comentarios sexistas en ocasiones, pero no me gusta el fútbol, detesto o hago que detesto el machismo, soy incapaz de realizar actividades generalmente relacionadas con ser un hombre y sin embargo me gusta cocinar (muchas de las veces para compren... [lapsus], bueno la mayoría intentando complacer a una mujer) y en ocasiones vestir de formas que son femeninas.

Todos esto lo digo por causa de un libro que comencé a leer ayer: No More Mr. Nice Guy del Dr. Robert A. Glover. Este sujeto menciona que en el último siglo los movimientos poblacionales del campo a la ciudad provocaron la ausensia de los padres de los hogares, creando una situación donde la madre era quien tenía que tomar el rol de educar al niño en los temas de como ser hombre.
Los Baby Boomers, generación posterior a la segunda guerra mundial no tuvieron ese rol masculino positivo presente en sus vidas. Y entonces definieron sus masculinidad en términos de lo que las mujeres les hicieron creer que era masculino.

Debo comenzar a redefinirme en otros términos. Después de todo, las cosas masculinas que si hago no son precisamente algo que un hombre deba hacer, pero sí el de tener energia masculina, como la define Glover, que proviene de aceptar nuestra masculinidad.
Publicar un comentario
Chicas, quiza quieran apoyarme respondiendo esta encuesta, se los agradecere.

--

En apoyo a la libertad de expresion y con fundamento en el articulo 6to de la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, publico todo lo que las voces en mi cabeza tienen que decir, pero me deslindo afirmando que no necesariamente comparto sus puntos de vista.