domingo, 9 de octubre de 2011

Cartas desde el infierno

Y ahora el maestro Goebbels. Hombre cuyas enseñanzas deberían ser impartidas en una cátedra especial en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, particularmente en la carrera de Ciencias de la Comunicación, o en alguna licenciatura en publicidad.
La propaganda debe ser popular, no intelectualmente halagüeña.
Este hombre conquistaba a las masas, ¿qué diferencia podría haber entre un ser que utilizó los discursos políticos por la causa nazi y otro que lograba que la gente hiciera filas para comprar su más nuevo producto de consumo? Era pues un publicista, un hombre que supo vender un producto. Pero uno que no precisamente había que comprar, sino más creerse: la raza aria. Esta clase de personas, con una mente tan ávida para su materia de estudio, sea la que esta sea, y con ese cinismo propio del artista que conoce bien su oficio, que sabe que todo es puro espectáculo, que admite que está haciendo algo reprochable pero lo hace porque desea hacerlo, y se vuelve un maestro, porqué eso fue este señor un maestro del engaño; me inquieta.

¿Qué estará pensando? me preguntaba mientras lo veía ahí, ejecutando las labores que en el infierno le habían sido impuestas.


Spread Firefox Affiliate Button
Por que usted lo pidio. Regresa nuestra promocion: por cada comentario Monesvol revivira un gatito.
Publicar un comentario
Chicas, quiza quieran apoyarme respondiendo esta encuesta, se los agradecere.

--

En apoyo a la libertad de expresion y con fundamento en el articulo 6to de la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, publico todo lo que las voces en mi cabeza tienen que decir, pero me deslindo afirmando que no necesariamente comparto sus puntos de vista.