miércoles, 7 de diciembre de 2011

And again

Como de costumbre sucumbí a la tentación. El alcohol, aunque no es del todo mi verdugo, sí se ha vuelto de a poco una cadena que de vez en cuando es difícil soportar.
Ayer como muchas veces comencé por un par de cervezas, por el puro antojo, luego otras dos, y luego otras dos. Y luego otras dos, y luego estaba rumbo a un putero en compañía de un amigo.
Así las cosas hoy llegué a las seis de la mañana a mi casa. Claro está, que después de haber estado con una morena originaria de Jalisco que estaba de rechupete. Una cosa tan chula, que nomás de acordarme me da coraje ser pobre.
No fui a trabajar, y eso me da remordimiento. No estoy precisamente inservible de crudo, pero un poco de alcohol me hace no desear ir a trabajar. En principio por obvias razones: la cruda, aun una ligera, no es fácil de ocultar.
Y el asunto aquí no es haberme tomado un par de cervezas, el asunto es no haber parado cuando debía. Que es como sucede cuando sucede. Y así es esto del alcohol. Comienzas, primero solo, luego con alguien más y luego cuando te das cuenta estás rumbo a algún lugar estúpido porque en la peda te vale madres hacer cualquier estupidez.
Maldito sea mi estúpido alcholismo.

Spread Firefox Affiliate Button
Por que usted lo pidio. Regresa nuestra promocion: por cada comentario Monesvol revivira un gatito.
Publicar un comentario
Chicas, quiza quieran apoyarme respondiendo esta encuesta, se los agradecere.

--

En apoyo a la libertad de expresion y con fundamento en el articulo 6to de la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, publico todo lo que las voces en mi cabeza tienen que decir, pero me deslindo afirmando que no necesariamente comparto sus puntos de vista.