domingo, 14 de octubre de 2012

Llegar, llegar es el problema. No importa cómo, ni cuando, llegar. No, sí importa el cómo, es quizá lo más importante. La vida es una perra, por algo recibió género femenino en nuestro idioma, una perra y nada más.
Años esperando el momento, y éste se acerca, en tiempo y forma, no al cien porciento. Puta vida traicionera, asquerosa y maloliente; pero lo peor es que no la puedo culpar. No existe el destino, acaso el demonio de Laplace. Un sádico hijo de puta que hace de la miseria su filosofía de vida.



Actualizar
Anda, ve y despotrica en contra mía en los comentarios. Un gatito morirá de cualquier manera.
Publicar un comentario
Chicas, quiza quieran apoyarme respondiendo esta encuesta, se los agradecere.

--

En apoyo a la libertad de expresion y con fundamento en el articulo 6to de la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, publico todo lo que las voces en mi cabeza tienen que decir, pero me deslindo afirmando que no necesariamente comparto sus puntos de vista.