martes, 5 de marzo de 2013

Habrían de transcurrir meses, años para que esa idea encontrara cobijo en el seno de mi mente. Me inquietaba a cada minuto, vaga, difusa, extraña, inidentificable. Pasaba los días y las horas con ese demonio apresando mi pecho, haciéndome suspirar de vez en vez, deseando algo que no sabía que era, ni como conseguirlo. Vivía con los pensamientos revueltos, las ideas indecisas, un día deseaba con todo el ímpetu algo, días después mi mente había cambiado de opinión. Nada de cierto podía encontrar en mis intereses, nada concreto, nada que me permitiera dilucidar un momento de tranquilidad, un viso de esperanza.
Morir se había vuelto mi esperanza, morir, simplemente morir, expirar mi último aliento, solitario. Abandonar por fin esta vida, librarme de esta existencia, convertirme en tan sólo un cúmulo de células muertas, un cuerpo que alguna vez rebozó de procesos bioquímicos que no eran más. Le llegada de aquel día se había vuelto mi espera.

Cartas desde el Infierno



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.
Publicar un comentario
Chicas, quiza quieran apoyarme respondiendo esta encuesta, se los agradecere.

--

En apoyo a la libertad de expresion y con fundamento en el articulo 6to de la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, publico todo lo que las voces en mi cabeza tienen que decir, pero me deslindo afirmando que no necesariamente comparto sus puntos de vista.