martes, 5 de marzo de 2013

Miraba con curiosidad a esas multitudes de almas, asinadas en el infierno. En grandes desarrollos habitacionales que inevitablemente me remitían a la China comunista con sus altos edificios de departamentos, grises y mal hechos cubriendo el panorama de las ciudades chinas que en cuestión de semanas se convertían en grandes metrópolis que giraban en torno a la producción de manufacturas. Miraba con repulsión como la miseria humana había trascendido las fronteras del mismísimo infierno; como el castigo se había vuelto no en el tormento del alma por demonios especializados en la tortura, el castigo era ahora la continuidad eterna de la condición humana.
Eternidad, cuanta repulsión me provocaba esa palabra, no podría existir en mi concepción nada más aborrecible ni más doloroso, ni más enfermo y morboso que el concepto de eternidad. Y ahora, gracias a Dios sabe quien, la miseria humana y la eternidad habían encontrado cobiijo en las profundidades del infierno.

Cartas desde el Infierno



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.
Publicar un comentario
Chicas, quiza quieran apoyarme respondiendo esta encuesta, se los agradecere.

--

En apoyo a la libertad de expresion y con fundamento en el articulo 6to de la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, publico todo lo que las voces en mi cabeza tienen que decir, pero me deslindo afirmando que no necesariamente comparto sus puntos de vista.