miércoles, 24 de abril de 2013


24 de Abril, 2013

Las palabras se volvieron mi prisión. Busqué desesperadamente en ellas aquello que me permitiera darle forma al mundo que me rodeaba, utilizarlas para explicar todas y cada de las cosas a mi rededor. Particularmente busqué tender puentes con ellas, pero como recuerda Cortázar, un puente no se sostiene de un sólo lado. Y así todos y cada uno de los puentes que intentaba tender colapsaban a la menor provocación.

En particular aquel puente que intenté construir hacía ti. Dicho puente colapsó porqué nuestros conceptos básicos no son coincidentes. No había manera de tender un puente de comunicación entre dos personas que simplemente ven a la manzana desde dos perspectivas distintas ¿cómo podría entonces conciliarse algo entre quién cree en lo eterno y quien apenas logra creer en lo causal?

Incluso nuestra manera de ver las cosas, de asimilarlas, de tomarlas después de tomadas. Al principio sería yo quien se negaría rotundamente, por temor, por cobardía y cuando por fin di el paso hacía delante serías tú quien se acobardaría. Aunque intenté cambiar, aunque intenté amoldarme a tu deseo, aunque intenté ofrecerte lo que buscabas, simplemente no pudimos ser, o no quisimos, o no estuvimos dispuestos a ser coincidentes. Dejando el deseo a la deriva.



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.
Publicar un comentario
Chicas, quiza quieran apoyarme respondiendo esta encuesta, se los agradecere.

--

En apoyo a la libertad de expresion y con fundamento en el articulo 6to de la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, publico todo lo que las voces en mi cabeza tienen que decir, pero me deslindo afirmando que no necesariamente comparto sus puntos de vista.