miércoles, 4 de septiembre de 2013

Las ondas de radio tienen una frecuencia, que equivale al número de repeticiones de la onda en cierta unidad de tiempo. Cuando dos ondas de la misma frecuencia se encuentran, hacen interferencia. Son de la misma "naturaleza" y eso provoca dicha interferencia.

Es algo cierto que en un momento dado ambos tuvimos una frecuencia similar, y como tal al encontrarse nuestros caminos hubo interferencia. Yo interferí en tu vida, tu interferiste en la mía. Del aspecto pretérito de la sentencia podemos deducir que 1. nuestros caminos ya están lo bastante distantes como para no interferir de nueva cuenta o 2. ya no nos encontramos en la misma frecuencia.
Suele suceder lo segundo, algunas ondas de radio que nos llegan de lo más recóndito del espacio muestran una tonalidad roja, lo que es extraño ya que perteneciendo a una etapa joven del universo, y siendo que las estrellas jóvenes son de tonalidad azul, se esperaría que dichas ondas fueran azules; pero ocurre que a través de su trayecto hasta nosotros, mismo que implica miles de millones de años de viaje, estas ondas cambian en su frecuencia tornándose de una tonalidad roja. Podríamos afirmar que se "añejan".

Así pues quizá no solo nos encontremos distantes sino también rebotando a una frecuencia distinta. Quizá algún nos volvamos a sintonizar.



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.
Publicar un comentario
Chicas, quiza quieran apoyarme respondiendo esta encuesta, se los agradecere.

--

En apoyo a la libertad de expresion y con fundamento en el articulo 6to de la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, publico todo lo que las voces en mi cabeza tienen que decir, pero me deslindo afirmando que no necesariamente comparto sus puntos de vista.