miércoles, 11 de septiembre de 2013

Miró aquella muñeca de porcelana que se hallaba en el buró, recargada sobre el espejo. Pensó en lo hermosa que era, miró sus rizos dorados y aquellos ojos azules, entre sus manos sentía la textura de la delicada tela dispuesta como vestido de alguna época lejana que no conoció, la tristeza inundó su corazón y trató de vaciarle con un suspiro, pero no pudo y entonces le vació llorando, primero un ligera lágrima sobre su pómulo derecho a la que le siguieron muchas más, acaso dilatadas por el pudor, acaso por que ya había llorado demasiado. Se miró al espejo mientras comparada su rostro con el de la muñeca cuya cara colocaba a la altura de su pecho.
Su piel no se miraba igual y sus ojos mostraban la huella de las pesadillas nocturnas y la lágrimas diurnas. "Para mi princesa" retumbaba en el recuerdo de sus oídos, "para mi princesa" son las palabras que escuchó al recibir esa muñeca, "para mi princesa" eran las palabras de amor que escuchaba constantemente. Para mi princesa.
Entonces le sobrevino la inquietud, y con el último "para mi princesa" que escuchó en su recuerdo la tristeza se vació por completo y un inmenso sentimiento de rabia le hizo arrojar esa hermosa muñeca de porcelana contra el espejo.

La princesa estaba rota.



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.
Publicar un comentario
Chicas, quiza quieran apoyarme respondiendo esta encuesta, se los agradecere.

--

En apoyo a la libertad de expresion y con fundamento en el articulo 6to de la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, publico todo lo que las voces en mi cabeza tienen que decir, pero me deslindo afirmando que no necesariamente comparto sus puntos de vista.