martes, 3 de septiembre de 2013

Yo por mi parte había regresado al camino de la religión. Sobre aquel altar derroído y polvoriento coloqué a la princesa rota, y a su alrededor tantos ídolos paganos como se me antojara. Había comenzado a celebrar los misterios de aquella nueva religión de manera arbitraria y caprichosa.

Ahora cada antro de perdición era una iglesia, cada mujerzuela una sacerdotisa, cada borracho un fiel y cada substancia lícita o ilícita la sangre y el cuerpo de Cheesuschrist.
Era mi todo esta nueva religión, mi manera de revelarme al seno materno y de darle sentido a la barbarie de perdición que acometía contra mi bienestar. Cada estado alterado de conciencia no era otra cosa que mi manera de acercarme y ser uno con el ser, podía yacer alcoholizado y sin embargo diría que había tenido una experiencia mística.

Herman Hesse sería el primer profeta, Kundera uno de tantos de nuestros teólogos junto con Camus, mientras que Platón y Aristóteles representarían la dicotomía del alama, presente por igual en Dr. Jeckyll y Mr. Hyde.
Bukowsky y Miller serían considerados hombres que recorrieron el camino de la santidad, mientras que San Agustín uno de tantas ovejas descarriadas que se había alejado de nuestra hermosa fe.

Sin embargo esta fe carecía de nombre alguno, hubiera sido soberbio de mi parte intentar ponerle uno, eso iría contra el flujo interminable de hombres que la habían practicado, aun sin conocimiento de causa.



Descargar: Rápido, Divertido y Genial
¿Ya conoces a nuestro pastoso creador? Vísita www.venganza.org para conocer más acerca del Monstruo de Espagueti Volador.
Publicar un comentario
Chicas, quiza quieran apoyarme respondiendo esta encuesta, se los agradecere.

--

En apoyo a la libertad de expresion y con fundamento en el articulo 6to de la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, publico todo lo que las voces en mi cabeza tienen que decir, pero me deslindo afirmando que no necesariamente comparto sus puntos de vista.